Renegociación del TLCAN: primeras negociaciones

Los tratados de libre comercio entre países -o regiones- abren la posibilidad de que los involucrados puedan tener acceso a una mejor calidad en los productos que ingresan, a precios más competitivos, o bien, que las empresas puedan ampliar sus actividades a mercados que sin el tratado no serían igualmente rentables. Un factor clave de los tratados es que comprendan los factores e industrias más importantes para las economías involucradas. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha tenido un gran impacto en la economía mexicana: la economía se volvió menos dependiente del petróleo y el balance comercial creció positivamente, aunque también la brecha salarial entre países ha aumentado y la productividad del país se ha estancado, al igual que los salarios reales.

A 23 años de su implementación, los tres países miembros (Canadá, México y Estados Unidos) estuvieron de acuerdo en que se necesita una modernización del tratado. Desde la campaña por la presidencia de Estados Unidos, el tema de la renegociación del tratado ha tomado relevancia a nivel político y mediático. Al tiempo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazaba con abandonar el acuerdo, el 16 de agosto comenzó la primera ronda de negociaciones para modernizarlo.

 

Los puntos clave a seguir

-Reglas de origen

Los tres países están muy interesados en ajustar el porcentaje de insumos que un producto elaborado en América del Norte requiere para considerarse “de origen”. Estados Unidos es quien más interés demuestra en aumentar esta proporción, especialmente en el sector automotriz. Canadá y México también están interesados en reforzar la regla de origen, aunque en sectores diversos

 

-Subsidios

Aunque el acuerdo proporcione libertad de comercio, en ocasiones el producto de un país puede verse menos competitivo a nivel regional por la existencia de subsidios en el extranjero. Algunos sectores otorgan los subsidios con el objetivo de que el precio del producto se vuelva más competitivo, y entonces se exporte más.

 

-Medios digitales y derechos de propiedad intelectual

Ante el surgimiento de nuevas tecnologías de información, es necesario que se regule el comercio electrónico, derechos digitales y servicios en línea. En 1992, año de la elaboración del tratado, el acceso a la tecnología era mucho más limitado de lo que es ahora. Dado el crecimiento de los usuarios de internet y otras tecnologías, es necesario tomarlos en cuenta en la renovación del Tratado.

 

-Estándares laborales

Una de las áreas en las que innovó el tratado fue en considerar el ámbito laboral, y ha tomado especial importancia en esta renegociación. Se revisarán las condiciones salariales en México, que ganan hasta una quinta parte de los trabajadores en Canadá y EU; también se reevaluarán las condiciones laborales en el vecino del norte.

 

Primera ronda

La primera ronda de negociaciones se llevó a cabo en Washington con grupos de trabajo especializados en diversos temas de: reglas de origen, antidumping y subsidios. También se buscó atender temas relacionados al marco comercial con mesas de trabajo de transparencia, anticorrupción, protección de propiedad intelectual, servicios financieros e inversión. Además, se trataron diversos sectores que van desde servicios digitales y financieros, hasta prácticas regulatorias, y bienes físicos.

 

Segunda ronda

En la segunda ronda de negociaciones tuvo lugar, del 1 al 2 de Septiembre, en la Ciudad de México, donde se trataron los mismos temas, con algunos adicionales que involucran el marco de impulso al sector privado: acceso a mercados, inversión, reglas de origen, facilitación comercial, medio ambiente, comercio digital, y pymes. Durante la segunda ronda, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos también empezó una serie de consultas para tratar el tema de subir, o no, el salario mínimo en el país.

La siguiente ronda de negociación está programada para llevarse a cabo el 24 de Septiembre, en Ottawa, Canadá. Sin embargo, se prevé que los procesos de negociación continúen hasta 2018.

Dado el acuerdo de confidencialidad realizado entre los tres países, no se ha publicado mucha información con detalles de las negociaciones. Por esa misma razón, los mercados no se han visto muy afectados por ninguna de las rondas de negociación. Tentativamente, será al final de toda la negociación que se publiquen resultados que den un panorama que tenga un efecto más fuerte en mercados y en el tipo de cambio.