Puebla: lo que Gali tiene por delante

El gobernador electo de Puebla, Antonio “Tony” Gali Fayad, tomará la protesta el próximo 1 de febrero en el Auditorio Metropolitano de dicho estado. Su programa de trabajo para los próximos dos años se basa en el “Plan para Puebla”, un compendio de 22 compromisos firmados ante un notario público que incluyen acciones en materia de seguridad, apoyo a la agricultura, medio ambiente, empleo y el compromiso de buen gobierno.

El 11 de enero, Gali Fayad se reunió en la Residencia Oficial de Los Pinos con el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, donde reiteró su compromiso y voluntad para elevar el nivel de bienestar de los poblanos en su mandato. Gali Fayad, quien obtuvo 45.3% de los votos representando a la coalición “Sigamos Adelante” (conformada por el PAN, PANAL, PT, PSI), anunció que sus prioridades serán mantener la gobernabilidad y la seguridad pública.

Apadrinado por Madero, impulsado por Rafael Moreno Valle

Dentro del panismo, tanto el gobernador saliente, Rafael Moreno Valle, como el entrante, Gali Fayad fueron apadrinados por Gustavo Madero cuando este fungió como presidente nacional del PAN.

Gali Fayad incursionó en la política en 2008, durante la presidencia de Felipe Calderón, cuando fue designado como administrador del Servicio de Administración Tributaria (SAT) en Puebla. Moreno Valle lo impulsó en 2010, cuando lo situó en la Secretaría de Infraestructura y Obras, ahí comenzó su ascenso político.

En 2013, el PAN lo designó como candidato de la coalición Puebla Unida (PAN, PRD, Compromiso por Puebla y PANAL) en las elecciones locales para la renovación del Ayuntamientos. Con 51.6% del total de votos, Gali Fayad se convirtió en presidente municipal de la capital poblana de 2014 a 2016.

Sobre el actual gobernador electo pesan cuestionamientos sobre la procedencia de sus ingresos, y sobre el incremento de su patrimonio a raíz de su incursión en política hace 10 años. En mayo de 2016, Gali Fayad presentó su declaración 3 de 3, en la que reportó tener un ingreso neto anual de 1,553,107.24 pesos, de éstos, 1,247,732 respondieron a sueldos y salarios derivados de su desempeño en cargos públicos.

No obstante, fuentes abiertas aseguran que el valor de sus empresas alcanza los 116 millones de pesos, gracias a que maneja negocios offshore en Panamá, y es dueño de distintos antros, bares y restaurantes de la capital poblana y Cholula, mismos que son presuntamente administrados por prestanombres, entre los que se encuentran militantes del PRD.

Moreno Valle y su herencia de claroscuros

Moreno Valle, quien se hizo de la gubernatura de Puebla el 4 de julio de 2010, termina su gestión el próximo 1 de febrero dejando para la entidad un legado de claroscuros. La loza que cargará Gali será pesada, un desempleo de 2.5%, 4 millones de pobres y 327 feminicidios, y una deuda de cerca de 150,000 millones de pesos (70,000 millones por concepto de contratación de Proyectos de Prestación de Servicios [PPS] y más de 71,000 millones de pesos por distintos conceptos).

 

Fuente: elaboración propia con fuentes del SNSP y del INEGI

 

Moreno Valle ha tenido un ascenso político sin precedentes, a tal grado que hoy es un considerado un posible candidato del PAN a la Presidencia en las elecciones de 2018. Además de una muy buena imagen pública, derivada de un eficiente equipo de comunicación y una constante autopromoción, el próximo ex mandatario poblano supo blindar su reputación en gran medida con las designaciones de ex funcionarios afines a su gobierno al Instituto de Transparencia y Acceso a la Información de Puebla y sus consejerías más importantes.

Uno de los rasgos más distintivos de su gestión fue el impulso al turismo y la consecuente derrama económica que esto generó al estado. Moreno Valle convirtió a Puebla en uno de los destinos más atractivos para los turistas extranjeros, rescatando el valor cultural de la ciudad y los pueblos mágicos. Hoy el turista común reconoce una mejora en la entidad.

Además, se puso énfasis en obras como el Museo Internacional Barroco, el tren turístico Cholula-Puebla, la Rueda de la Fortuna Itinerante, la construcción de nuevos museos y el segundo piso de la autopista México-Puebla. A ello habría que agregar la llegada de la armadora Audi a Puebla, que, junto con los ingresos derivados del turismo, contribuyó a la derrama económica del estado y a la reducción del desempleo de la entidad.

Fuente: elaboración propia con fuentes del INEGI

 

Moreno Valle desplegó una importante habilidad política, logrando incluso que aumentar el presupuesto designado al estado en más de ocho puntos porcentuales. Se reconoce que, con su acercamiento a Peña Nieto, logró poner a Puebla como uno de los estados principales dentro de los planes de desarrollo del Gobierno Federal.

Los retos de Gali

Gali tiene por el delante el reto de la reducción efectiva de los niveles de pobreza e inseguridad de la entidad. Datos del Coneval confirman que a pesar de las mejoras en turismo e inversión en Puebla, durante la gubernatura de Moreno Valle, el número de pobres en la entidad pasó 3.6 millones en 2010 a 3.9 millones en 2014 y a 4 millones en 2016.

Asimismo, los avances en términos de inversión y presupuesto destinado al turismo no resultaron en una mejora de los niveles de seguridad, que ciertamente han mostrado un marcado detrimento en los últimos años, sobre todo en el tema del robo de combustibles y la violencia asociada a ello, en el “triángulo rojo”.

El endeudamiento desmedido en el que incurrió el gobierno de Moreno Valle, podría convertirse en una constricción a los márgenes de maniobra de Gali, para hacer cumplir sus promesas, además de supondría presiones para la implementación efectiva de políticas destinadas a reducir la violencia y mejorar los niveles de seguridad.

Además, Gali Fayad se enfrenta a una probable reducción en el volumen de remesas de los migrantes poblanos en Estados Unidos, una vez que Donald J. Trump tome control de la Presidencia estadounidense. El incremento del precio de los combustibles, y la posible inflación que esta medida se espera genere, tendrá repercusiones en el alza de productos y servicios de primera necesidad, situación que promete perjudicar, en mayor medida, a los sectores menos favorecidos de la sociedad.

Los avances en la promoción turística y bonanza económica derivada de ésta, auspiciados por la gestión de Moreno Valle, dejan a Gali Fayad el reto de traducirlos en fuentes de empleo mejor remuneradas y mayor redistribución de ingresos para la población. Gali Fayad deberá encontrar la forma de utilizar la derrama turística para sacar a los más pobres de una situación de marginación, mejorar los salarios, las oportunidades y las condiciones de vida de los extractos sociales más bajos de Puebla.

En la agenda de prioridades de Gali Fayad, también se encuentra mantener la capital como una ciudad segura, y atender los “focos rojos”, localizados en la Sierra Norte y el “triángulo rojo” integrado por Palmar de Bravo, Quecholac, Huixcolotla, Tepeaca y Acatzingo. Los linchamientos en distintas comunidades del interior del estado, el robo de combustible de los ductos de Pemex y los enfrentamientos con distintas agrupaciones sociales en distintas zonas de la entidad

En temas de seguridad, y con una participación cada vez más acotada de la fuerzas de seguridad castrenses (derivada de la próxima aprobación de la Ley de Seguridad Interior), una de las principales tareas de Gali Fayad será encontrar la forma de combatir de manera efectiva a las bandas locales de “huachicoleros,” quienes paralelamente realizan distintos tipos de delitos en complicidad con autoridades estatales y municipales. La solución de este problema requerirá del compromiso de los tres niveles de gobierno, y no se solucionará con mayor número de policías o capacidades, sino con coordinación y labores de inteligencia.

Finalmente, es importante agregar que Puebla no se encuentra como uno de los estados de la República con presencia importante de los principales cárteles de droga en México, sin embargo, colinda con estados con problemas críticos en materia de seguridad y gobernabilidad. Guerrero, Oaxaca y Veracruz son estados con niveles de altos violencia, y Puebla corre el riesgo de que estos se expandan rápidamente hacia su territorio, mantener blindado a Puebla es un reto más para “Tony” Gali.