Roberto Borge: otro más a la lista

Con la reciente noticia de la extradición de Roberto Borge el recuento de los ex mandatarios de los diferentes estados de México que han sido perseguidos, acusados y capturados es recordado por la sociedad de este país.

La última extradición de este grupo de ex gobernadores buscados por las autoridades mexicanas fue aquella que se llevó a cabo desde Panamá del ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, con el objetivo de ser juzgado en el país por crímenes de corrupción, los cuales fueron cometidos durante su mandato.

¿De qué se le acusa?

Borge fue gobernador de Quintana Roo de 2011 a 2016. Fue acusado, principalmente, por el delito de lavado de dinero, por lo cual se ordenó su aprehensión.

Además de lo anterior, durante su administración, se observó que realizaba compras de diversos bienes cuyo valor no correspondía con su salario como gobernador -yates; un reloj con un valor de dos millones de pesos y propiedades con campos de golf-. Adicional a esto, lo que caracteriza el caso de Borge es que vendió veinticuatro inmuebles a un valor inferior al que representaban, posteriormente dichas propiedades pasaron a manos de familiares y personas cercanas al ex gobernador.

Fue detenido el 4 de junio de 2017 en Panamá en donde pretendía abordar un avión con destino a Francia buscando huir de la justicia mexicana.

Después de varios meses, el proceso para su extradición de Panamá a México fue exitoso y el 4 de enero de este año Roberto Borge llegó a México para enfrentar sus cargos.

¿Por qué la extradición de Borge es importante?

Por un lado, la extradición del mandatario es relevante porque demostró que, a pesar de los delitos cometidos por el mismo, efectivamente enfrentará a la justicia de México gracias al trabajo de las autoridades y la cancillería de ambos países para lograr su traslado al territorio mexicano.

Aunque, por otro lado, fue un recordatorio para la sociedad mexicana de la corrupción que se ha vivido en las últimas décadas y en los últimos años. De igual manera es un recuerdo de la situación que vivieron diferentes estados de la República enfrentando diversas crisis internas debido a los delitos cometidos por cada uno de los mandatarios, de los cuales algunas ya se encuentran enfrentando a la justicia del país.

Por último, es importante porque a pesar de la extradición -que fue un logro diplomático entre ambos países-, los delitos cometidos durante la administración de cada uno de los mandatarios en su momento demuestran una vez más la impunidad que se puede llegar a vivir en un país, ya que fueron acusados y perseguidos al término de la misma y no durante sus respectivos años de mandato.

¿El único durante este sexenio?

Desafortunadamente Borge no ha sido el único político y gobernador acusado de algún tipo de corrupción durante los sexenios previos y el presente de Enrique Peña Nieto.

Ha sido una situación sin precedentes en la que aproximadamente diez ex gobernadores de diversos estados de la República son investigados por delitos de corrupción y peculado -malversación de fondos públicos-. A continuación, se enumerarán los casos que han causado mayor controversia en México y en el mundo desde hace un par de décadas.

Iniciando con aquellos pertenecientes al presente sexenio, Guillermo Padrés, ex gobernador panista de Sonora, fue acusado por delitos relacionados con la delincuencia organizada, defraudación fiscal equiparada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

A pesar de que la administración del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, terminó en el mismo año que la entrada del presidente Enrique Peña Nieto al poder, se le considerará perteneciente a dicho sexenio. De igual manera, Granier fue acusado de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El ex mandatario de Veracruz, Javier Duarte Ochoa, enfrentó los mismos cargos que Granier, pero en este caso se agregan vínculos con la delincuencia organizada.

César Duarte, ex gobernador de Chihuahua, el cual fue acusado de diferentes cargos relacionados con actos de peculado. Debido a la similitud de los apellidos de los dos mandatarios anteriores, es necesario mencionar que Javier Duarte y César Duarte no comparten lazos familiares de ningún tipo.

Finalmente, Roberto Borge, cuya situación se explicó previamente.

Haciendo referencia que en los años de gobierno de Felipe Calderón Hinojosa -desde 2006 hasta 2012- se persiguió a Eugenio Hernández Flores, ex gobernador priísta de Tamaulipas, quien enfrentó a la justicia por delitos de peculado y lavado de dinero.

Gobernante del mismo estado en diferente periodo -específicamente durante el sexenio de Vicente Fox Quesada que abarcó desde 2000 hasta 2006-, Tomás Yarrington, fue detenido en Italia por presuntos vínculos con el narcotráfico.

A pesar de que no se explicaron todos aquellos que fueron acusados por diversos cargos delictivos en los años anteriores, se mencionaron aquellos que causaron un fuerte impacto en la sociedad mexicana y en la historia del presente sexenio.

Las autoridades mexicanas.

Es importante reconocer el importante papel de las autoridades mexicanas y todos aquellos organismos que intervinieron para lograr la captura y posteriormente la extradición de todos los hombres mencionados anteriormente.

A pesar de la corrupción que se ha vivido en el país en las últimas décadas, las autoridades de México han realizado un muy buen trabajo ante las situaciones que se explicaron previamente; aunque por el contrario es una lástima que no se puedan prevenir o detener dichos delitos en su momento para evitar la búsqueda de los ex mandatarios y también la crisis y deuda interna de cada uno de los estados de la República Mexicana.

El país tiene un problema que debe de ser eliminado de raíz el cual es la corrupción. Si se lograra acabar con ella México podría crecer de manera sostenida e incluso habría una posibilidad de ser un país verdaderamente influyente en el escenario internacional.