PEMEX encuentra el yacimiento terrestre más grande de los últimos 15 años

El pasado 3 de noviembre, el presidente Enrique Peña Nieto, anunció el descubrimiento de un yacimiento de petróleo ligero y gas cerca de Cosamaloapan Veracruz llamado “Ixachi 1”. Además, mencionó que “Éste es el hallazgo de PEMEX más importante en campos terrestres que haya realizado esta empresa en los últimos 15 años. Un gran yacimiento. Que, además, la extracción de ese petróleo va a poder hacerse relativamente pronto y, además, a costos más bajos por la ubicación donde está este yacimiento, porque está cerca de donde hay ya infraestructura que hoy PEMEX tiene, y va a permitir procesar ese petróleo que extraiga de este yacimiento de manera más fácil.”

Adicionalmente el presidente mencionó que según estudios iniciales indican que tiene un volumen original mayor a mil 500 millones de barriles de crudo, los cuales podrían representar cerca de 350 millones de barriles de reservas 3P: probadas, probables y posibles.

Es evidente que, el yacimiento Ixachi-1 no se compara con Cantarell, -el mayor campo petrolero de México con 190 pozos y considerado uno de los más importantes del mundo- pero si es de suma importancia para el actual Gobierno, esto gracias a que es el primer yacimiento encontrado después de la puesta en marcha de la Reforma Energética. Esto es importante porque la Reforma Energética no ha mostrado financieramente un avance como se tenía previsto para estas fechas, reflejo de esto es que PEMEX y CFE han reportado pérdidas a lo largo del año.

Según información de fuentes abiertas y expertos en el tema, el descubrimiento se tiene que tomar con cierta cautela ya que no es la primera vez que el Gobierno anuncia el descubrimiento de yacimientos importantes, los cuales no llegan a producción final. Adicionalmente la cifra estimada de producción en cantidades de barriles de crudo podría estar inflada, afirmando que PEMEX reconoce que pudiese no tener las dimensiones informadas, por otra parte algo a destacar es su costo de producción comparativamente bajo con otros yacimientos -esto por encontrase en un campo terrestre- el cual puede ser aprovechado por la petrolera mexicana para incrementar sus utilidades, expertos mencionan que se puede encontrar su costo por debajo de los 25 dólares y venderse a casi 55 dólares -su máximo histórico en 29 meses.-

Se estima que dicho yacimiento inicie su producción a finales de 2018. Adicionalmente al encontrarse dicho yacimiento cercano a pozos productivos, facilitará las acciones de aprovechamiento de los hidrocarburos, en especial del gas pues la infraestructura de gasoductos ya está en funcionamiento.

Este descubrimiento se une al de Zama-1 un yacimiento con una proyección de recursos estimada en 1,400 y 2,000 millones de barriles de petróleo crudo descubierto por la empresa mexicana Sierra Oil & Gas en conjunto con dos empresas extranjeras: Talos y Premier.

Cabe mencionar que el hallazgo del yacimiento se dio en marco del “Montaje de la Torre Fraccionadora de la Planta de Coque” donde la paraestatal instaló en la refinería Miguel Hidalgo de Tula una torre fraccionadora con el fin de incrementar la producción de gasolinas, diésel y turbosina. Este desarrollo en infraestructura tuvo una inversión aproximada de 4 mil 600 millones de dólares y es parte de la reconfiguración de la refinería con el que se busca incrementar en más de 40% el rendimiento de está.

Gráfica 1. Producción total de crudo en miles de barriles diarios

Elaboración propia, Fuente: PEMEX

 

 Como se observa en el gráfico, el yacimiento encontrado por PEMEX es de suma importancia pues podría representar un repunte en la producción diaria de barriles la cual ha venido en picada desde 2004 año en el cual alcanzo su máximo histórico de producción diaria de barriles de crudo con 3 millones 380 mil barriles por día.

Este descubrimiento puede ser un parteaguas para una recuperación sostenida de la paraestatal, si logra canalizar la utilidad recibida -por los barriles que salgan del nuevo yacimiento- a gasto de capital y no gasto corriente, es factible que pueda competir de manera más eficiente con las grandes empresas transnacionales que están invirtiendo en México en la búsqueda y extracción de grandes yacimientos de petróleo.