¿Todos con Morena?

El candidato del Partido del Trabajo (PT) a la gubernatura del Estado de México, Óscar González, declinó a favor de Delfina Gómez de Morena, con la intención de lograr un cambio en la entidad. El candidato explicó que ésta representa una oportunidad para que los mexiquenses terminen con “el cacicazgo que hay en el Estado de México, con la inseguridad, con la impunidad y con la corrupción”.

De acuerdo con el representante del PT, la declinación a favor de Delfina Gómez no fue con el objetivo de buscar una alianza con Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en 2018. Del mismo modo, el candidato reiteró que el compromiso era con los mexiquenses para un mejor gobierno.

Aun así, posterior a la advertencia nuevamente realizada por el dirigente de Morena al PRD, PT y Movimiento Ciudadano de que si no existía apoyo de su parte a Delfina Gómez en las elecciones por la gubernatura del Estado de México no habrá alianza en el 2018, Óscar Gonzáles hizo un llamado a Juan Zepeda, candidato del PRD, a declinar a favor de la candidata de Morena.

Ante esto, Alejandra Barrales, dirigente del PRD, aseguró que no existe ninguna razón para considerar la declinación a favor de la representante de Morena. La presidenta del PRD argumentó que las últimas encuestas colocan a su partido en un empate técnico con Morena, por lo mismo, AMLO tendría que considerar iniciar un diálogo y analizar “quién tiene al mejor candidato”.

Qué implicaciones tiene la declinación del PT

Es verdad que, aunque la ley electoral de la entidad permite que haya coaliciones, es necesario que los partidos presenten el convenio correspondiente al Instituto Electoral del Estado de México al menos 30 días antes de que inicie el período de precampaña. Por ello, y debido a que las precampañas iniciaron el 23 de enero de este año, la declinación del candidato del PT a favor de la representante de Morena no funcionará como coalición. Así mismo, los votos por el PT y Óscar González no contarán como parte de los votos por Morena y Delfina Gómez.

Ahora bien, a pesar de que aún no es posible adelantar el resultado de la elección – debido a que alrededor del 18 y 20 por ciento de los votantes no han decidido por quién votar – la declinación del candidato del Partido del Trabajo a favor de la abanderada de Morena, sí puede inclinar la balanza a su favor. Esto porque normalmente el partido obtiene tres puntos en las elecciones, puntos que podrían otorgarle el triunfo a Morena.

Al mismo tiempo, es claro que, el PRD se encuentra en una situación completamente diferente, ya que muchos de sus dirigentes no tienen la intención de apoyar a López Obrador, tanto en las elecciones del Estado de México como en las presidenciales en el 2018. Por consiguiente, sería de esperarse que se diera una fracturación dentro del partido en cuanto el mismo elija a su candidato presidencial.