2017: el año que presenció el asesinato de nueve alcaldes en México.

Al finalizar el año 2017 se llevó a cabo un recuento de aquellos alcaldes asesinados durante el mismo año y la cifra fue sorprendente: 23 hombres murieron en manos de diferentes grupos armados. Aunque el fenómeno no es exclusivo de esta administración, el número convierte a dicho año en aquel con la cifra más alta de la serie histórica.

En el sexenio de Felipe Calderón -que inició en 2006 y terminó en 2012- murieron 32 alcaldes. Esto trae como resultado que en la última década el número ascienda a más de 50.

Arturo Gómez Pérez fue el último que desafortunadamente integró esta lista tras su asesinato, el cual ocurrió en los últimos días de diciembre del año pasado. Gómez, del partido progresista PRD, era el presidente municipal del municipio de Petatlán, perteneciente al estado de Guerrero – uno de los Estados más violentos del país- y es el segundo alcalde perredista activo asesinado en Guerrero en los últimos dos años. En ese mismo periodo, también han sido abatidos otros cuatro ex presidentes municipales guerrerenses.

En la República Mexicana son varios los estados que representan un riesgo importante para aquellos que ocupan el cargo de regidor. De acuerdo con la Asociación Nacional de Alcaldes son las entidades más peligrosas son las siguientes: Veracruz, Oaxaca, Michoacán y Durango seguidos por Guerrero, Puebla y Tamaulipas.

Sería importante resaltar que, desde que inició la guerra contra el narcotráfico en 2006, han fallecido 52 alcaldes en ejercicio, 9 regidores electos y 50 ex presidentes municipales, dejando un total de 111 personas asesinadas.

En el siguiente gráfico se puede observar el número y procedencia de alcaldes asesinados durante el actual sexenio de Enrique Peña Nieto. Es importante mencionar que los siguientes datos corresponden únicamente a alcaldes durante su mandato en diferentes estados de México.

 

Elaboración propia con los datos de Alcaldes de México

¿Cómo empezó el año 2018?

En el presente año -2018-, en el que han transcurrido únicamente cuatro días, ya se presenció otro asesinato. En este caso fue el ex presidente municipal de Mixquiahuala, Hidalgo Miguel Ángel Licona Islas y su hijo Miguel Ángel Licona Pérez. Dicho político perteneció al Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante su mandato, el cual abarcó el periodo de 1991 y 1994.

¿Y las elecciones de junio?

Por un lado, durante los dos últimos sexenios la violencia en México y los homicidios han aumentado de una forma considerable y notoria por lo que es necesaria la intervención del gobierno para brindar seguridad, no únicamente a los funcionarios públicos, sino también a los ciudadanos. En la siguiente gráfica se observa lo anterior de forma más clara.

Homicidios en México por cada 1000,000 habitantes

Fuente: Banco Mundial.

Por otro lado, sería necesario que el gobierno proporcionara seguridad a sus ciudadanos durante el proceso electoral, ya que se ha demostrado que el aumento de la violencia está fuertemente relacionado con las jornadas electorales.

Finalmente, este punto es relevante, debido a las próximas elecciones de 2018 que son mejor conocidas como “la elección más grande de la historia de México”. Así, de esta manera, propiciar el acercamiento de los ciudadanos a las urnas y, al mismo tiempo, proporcionar sensación de seguridad para los mismos, una característica fundamental para el correcto desarrollo de un país, que en este caso es México.