911: unificación de las líneas de emergencia

El gobierno federal había anunciado desde 2014 su intención de homologar los números de emergencia a nivel nacional. Sin embargo, fue hasta el 3 de octubre que Álvaro Vizcaíno Zamora, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) informó la implementación de este servicio en 16 de las 32 entidades federativas.

Los primeros estados en incorporar éste servicio son Colima, Coahuila, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, Sonora, Baja California, Tlaxcala, Puebla y Zacatecas. Se espera que a partir del 9 de enero de 2017 el programa se extienda al resto del territorio nacional.

El Número Único de Llamadas de Emergencia considera la atención de 242 tipos de incidentes incluidos en el Catálogo Nacional de Incidentes de Emergencia y homologa a todos los números de atención de emergencias médicas, de seguridad y protección civil a nivel federal, estatal y municipal.

Para su implementación se cuenta con 194 Centros de Atención de Llamadas de Emergencia, más de 200 supervisores y cerca de 3,000 operadores que fueron capacitados y evaluados por la Facultad de Psicología de la UNAM.

Los Centros de Atención estarán coordinados con estaciones de policía municipal, estatal, de salud, protección civil y asociaciones ciudadanas que deberán coordinarse con Protección Civil, órgano dependiente de la Secretaría de Gobernación. Asimismo, los centros cuentan con protocolos de emergencia para la atención de temas de violencia de género, para lo cual se coordinará con el Instituto Nacional de las Mujeres (INM).

El sistema contará con georreferenciación de las llamadas, móviles o fijas, para agilizar la atención de siniestros. Cabe mencionar que para su implementación se utilizó la estructura ya existente en los centros de Comando y Comunicaciones (C-2); de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C-4), y de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C-5) que hay en el país.

Sin embargo, la implementación de un sistema de tal calado será efectiva con la correcta coordinación entre instituciones de seguridad pública, protección civil e instituciones de salud. La participación ciudadana será factor determinante de que el sistema repercuta en mejoras a la calidad de vida de la ciudadanía, durante la primera mitad de 2016 se reportaron cerca de 53 millones de llamadas falsas o “de broma” a los números de emergencia a nivel nacional, es decir, sólo 10% del total recibido fue para reportar situaciones efectivas de emergencia.