Continúa la extradición de grandes capos, sigue “El Cuini”

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) concedió la extradición a Estados Unidos de Abigael González Valencia, “El Cuini,” catalogado como el número dos del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). En un comunicado de Relaciones Exteriores, se anunció que su entrega al país vecino podrá llevarse a cabo, una vez que sea resuelto el amparo que González Valencia presentó en contra de la medida.

“El Cuini” fue capturado en un operativo realizado por fuerzas federales en Puerto Vallarta, Jalisco el 28 de marzo de 2015, y en abril de aquel año, un juez federal ordenó su detención provisional con fines de extradición a petición de una Corte Federal del Distrito de Columbia, tras ser acusado de vinculación con la delincuencia organizada, delitos contra la salud y lavado dinero.

La Cancillería llegó a un acuerdo el 21 de diciembre de 2016, para extraditar a González Valencia. La decisión fue impugnada y enviada al Juzgado 12 de Distrito de Amparo de la Ciudad de México en materia penal. El 13 de marzo de 2017, “El Cuini” obtuvo una suspensión definitiva, que impide por el momento su entrega a las autoridades estadounidenses. En caso de que se le niegue el amparo, González Valencia podrá solicitar un recurso de revisión para que se inspeccione la resolución en primera instancia.

La posible extradición “El Cuini,” representa otro caso más de capos mexicanos importantes que terminan en manos de las autoridades judiciales estadounidenses durante la administración de Donald Trump. Basta recordar que el 4 de marzo del presente, Saúl Romero Rugerio, acusado junto con su hermano Miguel Ángel, de dirigir una de las mayores redes de explotación sexual de todo el continente americano, fue detenido en Puebla para ser extraditado a Estados Unidos.

Aunque sin lugar a dudas, la extradición de Joaquín “El Chapo” Guzmán al país norteamericano el 19 de enero de 2017, apenas unos días antes de entrada de Trump a la Casa Blanca, es el caso más mediático y significativo de cooperación en materia criminal entre México y Estados Unidos en tiempos recientes.

La coalición Cuinis-CJNG

El CJNG ha incrementado su alcance y control de rutas y territorios a un ritmo sin precedentes, durante la presidencia de Enrique Peña Nieto. La organización criminal, identificada como la más letal en territorio mexicano, fue reconocida como una amenaza delictiva hace no más de 6 años, en 2011. En aquel entonces sus actividades se restringían al trasiego nacional e internacional, según información de la PGR.

La Administración del Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos coinciden que una clave para entender la expansión del CJNG, con presencia actual en al menos 20 de las 32 entidades de país, es la sinergia que lograron al  compartir operaciones con el grupo delictivo de Los Cuinis, competentes en el tráfico de metanfetaminas y cocaína, y expertos en lavado de dinero.

La hermandad de esta coalición viene desde las cabezas de ambas organizaciones. Y es que, el líder de Los Cuinis, el recién aprehendido Abigael González Valencia, es cuñado del líder del CJNG Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho.”

Los resultados de esta alianza son tales que, la Oficina para el Control de Activos en el Extranjero (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro incluyó a ambos personajes en su lista de grandes narcotraficantes bajo la ley más importante en Estados Unidos sobre la comisión de delitos de drogas (Foreign Narcotics Kingpin Designation Act) en abril de 2015. De seguir la tendencia de desarticular a los principales líderes de las organizaciones criminales mexicanas impulsadas por Trump, el próximo en caer sería “El Mencho,” dirigente del cártel jalisciense.

CJNG por la hegemonía nacional

El 1 de mayo de 2015 el CJNG rompió cualquier tipo de molde en el contexto de la lucha frente al crimen organizado al utilizar un lanzacohetes para derribar un helicóptero de las Fuerzas Armadas de México, donde resultaron muertos ocho militares.  Ese mismo día, la organización instaló 39 bloqueos en 20 municipios de tres estados para detener a las fuerzas federales y evitar la detención de su líder.

Hoy, esta agrupación es la organización delictiva con más presencia en el país: tiene operaciones en 14 estados y ya supera Cártel de Sinaloa, que por una década fue considerado el más poderoso en el país. El CGNJ, actualmente es la única organización criminal con presencia activa en entidades del Golfo de México, el Océano Pacífico, la frontera norte y la frontera sur de México.

Los brazos del CJNG no solo se extienden en territorio nacional: de acuerdo con Antonio Mazzitelli, representante en México de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, el Cártel de Sinaloa y el CJNG son las únicas organizaciones delictivas en el país capaces de enviar cargamentos masivos de droga a Australia y Asia. El carácter transnacional de la organización presidida por “El Mencho” quedó en evidencia cuando el 1 de marzo, en la denominada Operación Valquiria, las Fuerzas Armadas de Colombia, desarticularon una banda criminal que prestaba sus servicios al CJNG.

La aprehensión de “El Cuini,” representa un duro golpe al CJNG. Se presume que este evento reconfigurará la lucha entre los principales cárteles mexicanos, mismos que a su vez buscarán capitalizar el espacio vacante que deja, mientras enfrenta desde la cárcel un proceso legal para impedir su extradición.

En particular, se espera un debilitamiento del CJNG, derivado del “congelamiento” de uno de sus principales socios y segunda cabeza. Esto con certeza, representa una oportunidad para las fuerzas federales y los cárteles antagónicos, a la vez que, es probable que el hecho desate una pugna interna por el liderazgo de “Los Cuinis,” o una balcanización del grupo.

CJNG vs. Cártel de Sinaloa

La aprehensión del catalogado como segundo hombre del CJNG coincide con el reconocimiento reciente de Ismael “El Mayo” Zambada como nuevo el líder máximo del Cártel de Sinaloa, incluso sobre Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijos de “El Chapo,” que quedarían en un segundo nivel de mando, luego de haber librado una lucha encarnizada con Damaso López Núñez, “El mini-lic” por el liderazgo de la agrupación sinaloense.

Con esta reestructuración, el Cártel de Sinaloa parece haber recurrido a la unidad para hacer frente a la serie de amenazas, tanto internas como externas, que podrían en un momento dado convertirse en el principio del fin de la organización.

La aprehensión de “El Cuini,” y el retorno de un mandamás reconocido en la organización sinaloense significan un equilibrio de poder, ahora en favor del Cártel de Sinaloa, que intentará recobrar el terreno perdido en favor del CJNG.

No se descarta que, dada la tendencia reciente de extradiciones de grandes capos a Estados Unidos, “El Mayo,” “El Lecho,” y los hermanos Guzmán Salazar sean acechados por autoridades federales, de ser así, la próxima aprehensión de alguno de éstos reconfigurará el equilibrio de poder de los dos cárteles más poderosos de México, y posiblemente sea el detonador de mayores niveles de violencia.