Arde Sinaloa tras extradición del “Chapo”

Desde hace cuatro días Culiacán presenta una espiral de violencia que ya ha dejado al menos 16 muertos, entre ellos un soldado de la Marina Armada Mexicana. Esta serie de sucesos se dan a menos de un mes de la extradición del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera por parte del Gobierno de México rumbo a Estados Unidos.

Se registró el domingo 5 de febrero un enfrentamiento con saldo de dos personas muertas. Además, la madrugada del martes 7 de febrero, cinco presuntos delincuentes y un elemento de la Marina Armada de México murieron en un enfrentamiento armado en la colonia Villas del Real, mientras se realizaba un patrullaje en la zona.

Ese mismo martes en la tarde, justo cuando en Culiacán se desarrollaba la final de la Serie del Caribe de Béisbol entre México y Puerto Rico, la Procuraduría General del Estado registró un enfrentamiento frente a una gasolinera en Villa Juárez, misma que causó la muerte de cuatro personas por impactos de bala. Finalmente, autoridades locales informaron que el miércoles cinco personas, entre ellas una mujer embarazada, murieron debido a un tiroteo entre grupos delictivos cerca de la capital de Sinaloa.

Como resultado de los múltiples enfrentamientos en la entidad, 148 escuelas de Sinaloa suspendieron clases el miércoles 8 de febrero. La Subsecretaría de Educación Básica de Sinaloa aclaró que la suspensión de cursos fue establecida por los directores y los docentes de cada plantel. La mayor parte de los planteles educativos se ubican comunidades de Costa Rica y Eldorado, en Culiacán; así como en Villa Juárez, en Navolato, informó la Secretaría de Educación Pública y Cultura de Sinaloa.

La importancia estratégica de Sinaloa, territorio donde operaba y donde tenía su residencia Joaquín “el Chapo” Guzmán y que forma parte del “Triángulo Dorado” junto con los estados de Chihuahua y Durango, es su cualidad de tierra de plantaciones de amapola y marihuana, así como de rutas de narcotráfico a Estados Unidos, lo que la hace altamente atractiva para los cárteles mexicanos. Se estima que la pugna por ocupar el espacio de poder que dejó el líder del Cártel de Sinaloa es la principal causante de las disputas que actualmente acechan a la entidad.

Información disponible sostiene que tras la extradición del líder del Cártel de Sinaloa, quienes tomaron el liderazgo de la organización fueron son sus hijos Alfredo e Iván Archivaldo, quienes han denunciado ataques en su contra. El pasado jueves 9 de febrero, diversos diarios nacionales dieron a conocer una carta escrita a mano enviada, donde los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán denunciaron resultar heridos de en Sinaloa por un ataque supuestamente planeado por Dámaso “El mini Lic.” López, hijo del ex subdirector del penal de Puente Grande.

Se presume que la actual oleada de violencia en Culiacán es el resultado directo del acomodo de fuerzas dentro del Cártel de Sinaloa, y posiblemente de la incursión de grupos rivales cuyas estructuras se mantienen intactas. (Véase Tamaulipas: La fórmula perfecta para una violencia interminable). Es posible que los grupos adversarios del Cártel de Sinaloa busquen tener injerencia en la entidad capitalizando la extradición de “El Chapo,” quien definitivamente dejó de controlar la organización.

Se espera que el efecto de la extradición del Chapo sobre la violencia en Culiacán pueda ir en dos sentidos: por una pugna interna entre distintos líderes de la agrupación por ocupar el lugar que dejó Guzmán Loera, y por una disputa de grupos competidores por ocupar sus mercados. Se estima que la organización está teniendo dificultades para mantener cohesión y retener sus ingresos, mientras limita en la medida de lo posible la expansión, a sus territorios tradicionales, del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Juárez, sus principales competidores.