El paso de los migrantes centroamericanos por México

Contexto global

El mundo está experimentando un alza importante de flujos migratorios desde hace quince años. El número de personas que se ha trasladado a otros países aumenta con el paso de los años.

Elaboración propia con los datos del Instituto de Estudios y Divulgación sobre la Migración A.C.

En gran parte de los principales países receptores de migrantes el número ha incrementado considerablemente. América es el continente que ha presentado el mayor crecimiento de inmigrantes desde el 2013, siendo Estados Unidos y Canadá los principales destinos.

Con base a la gráfica anterior, se observa que Estados Unidos es el que recibe el mayor número de personas a nivel mundial, cifra que se ha duplicado desde 1990.

El patrón tradicional de migración sur- norte sigue dominando la región, siendo México el principal emisor hacia Estados Unidos. Por lo mismo, en los últimos años, dichas migraciones han sido reemplazadas con aquellos provenientes de Centroamérica y el Caribe. Es por esto por lo que a México se le considera tanto un país de paso para llegar a la frontera norte como un país receptor de migrantes.

En general, la población migrante se encuentra en constante riesgo de sufrir violaciones de derechos humanos. La situación de violencia que se vive actualmente en los países centroamericanos ha resultado en el traslado de personas que pasan por México -con el objetivo de llegar a Estados Unidos-, en donde son sujetos a múltiples violaciones de derechos humanos por integrantes de bandas armadas y por las autoridades mexicanas.

México ante este fenómeno.

Sería importante mencionar que, las personas que llegan al país por la frontera sur, normalmente siguen las mismas rutas.

Fuente: Amnistía Internacional

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha identificado diversas formas de discriminación y violencia hacia las personas migrantes en México por parte de grupos delincuentes -en su mayoría-, debido a que son una población altamente vulnerable a situaciones como: robos, extorsiones, secuestros, trata de personas, asesinatos, desapariciones, violencia sexual contra las mujeres, entre otros. Sin embargo, dentro del país existen de igual manera abusos de la autoridad que afectan directamente a los migrantes centroamericanos.

Todo lo anterior ocurre, en gran parte, por la condición de migrante, convirtiéndolo en el tercer grupo más discriminado en México después de los homosexuales e indígenas, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México.

¿Qué se puede hacer?

Es evidente que el país tiene mucho trabajo por hacer en materia de derechos humanos específicamente en el tema de los migrantes centroamericanos. De acuerdo con las recomendaciones creadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, México podría adoptar medidas para mejorar la situación de este grupo. Por un lado, implementar canales regulares para facilitar el paso de dicho grupo por el territorio nacional. Por otro lado, aumentar la seguridad en las zonas de alto riesgo para los migrantes para evitar crímenes como los anteriores. De igual manera sería esencial continuar con las labores de capacitación para los funcionarios públicos. Por último, se podría crear un organismo especializado en la investigación de los delitos y violaciones de los derechos humanos de los migrantes en México.

La protección de los derechos humanos de los migrantes debería ser un tema fundamental en la agenda del gobierno mexicano, ya que garantizar la seguridad de los mismos y de sus ciudadanos es un pilar de la política del Estado mexicano.