Radiografía electoral de Nayarit: lo que los ciudadanos no toleran

El estado de Nayarit es muy pequeño y su número de electores no representa ni el 1% de la lista nominal de personas que podrán votar en las elecciones de 2018, sin embargo, su importancia deriva de la presunta confluencia de la clase política con el crimen organizado.

En Nayarit, además de la elección de gobernador se eligen 30 presidentes municipales y 20 diputados locales. Los principales candidatos a la gubernatura son el panista Antonio Echevarría García de la coalición del PAN-PRD, Manuel Cota Jiménez del PRI, Raúl Mejía de Movimiento Ciudadano y Miguel Ángel Navarro Rivero de MORENA.

A diferencia de las elecciones en Coahuila y el Estado de México, en Nayarit pareciera que el triunfo está asegurado para Antonio Echevarría García; según sondeos y encuestas, el candidato de la alianza PAN-PRD tiene una intención de voto de 36.89% en promedio, con una ventaja de 15.57% sobre su mayor competidor, el candidato del PRI y senador con licencia, Manuel Cota.

La caída del PRI en el estado de Nayarit no solo representa un estado menos que gobierna este instituto político, sino que marca la tolerancia de los ciudadanos hacia sus políticos. El candidato del PAN se ha postulado como una alternativa fresca a los políticos actuales, pues proviene del sector empresarial y no ha ocupado un cargo de elección popular anteriormente. Esto, a pesar de que es hijo del exgobernador Antonio Echevarría Domínguez y de la actual senadora Martha Elena García Gómez.

Otra de las razones de la posible caída del PRI en esa entidad es los presuntos malos manejos presupuestarios que ha tenido el actual gobernador Roberto Sandoval, mismos que han deteriorado severamente los servicios públicos que otorga el estado, como hospitales, vías de comunicación y escuelas. La corrupción generalizada que ha marcado el sexenio de Roberto Sandoval se suma a las causas de la debacle del PRI en ese estado.

En el caso del crecimiento económico , la actual administración ha tenido un buen desempeño, pues registra un promedio de expansión de 3.17% frente al 2.70% que ha presentado la economía nacional en el periodo 2011-2016, y que se ve como una fortaleza del candidato del PRI; sin embargo este crecimiento ha sido volátil y se ha concentrado en la parte sur del estado donde hay un importante avance económico en materia turística por el desarrollo de Riviera Nayarit, por lo que es insuficiente para lograr una mayor intención del voto.

Gráfico 1. Crecimiento económico de Nayarit 2011-2016

Fuente: INEGI

El principal suceso que marco la caída del candidato del PRI es la captura en Estados Unidos del fiscal Edgar Veytia, esto es un indicio de que los ciudadanos no están dispuestos a tolerar la alianza entre la clase política y el crimen organizado. Según los datos de la Secretaria de Gobernación en el estado de Nayarit la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes ha reducido desde el 2012 hasta 2016, periodo que corresponde a la actual administración. La Gráfica 2 muestra el número de homicidios dolosos en el periodo 2011-2016 donde ha gobernado el priista Roberto Sandoval.

Gráfico 2. Tasa de homicidios por cada cien mil habitantes en Nayarit 2011-2016

 

Fuente: SESNSP

Aunque el actual gobernador tuvo éxito en la contención de la delincuencia organizada, sus métodos poco transparentes para lograrlo han propiciado el descontento entre los votantes que no avalan estos métodos para lograr una erradicación de violencia en el estado. En este sentido, las elecciones en Nayarit no son solo una muestra del hartazgo de los ciudadanos hacia los gobiernos priistas, sino también una desaprobación de los ciudadanos a la alianza que existe entre crimen organizado y gobernantes en varios estados del país.