Narcoviolencia en la Ciudad de México

El pasado 20 de julio, elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR) y de la Policía Federal (PF) se enfrentaron con elementos de un grupo criminal en la delegación Tláhuac de la Ciudad de México. El enfrentamiento dejó un saldo de ocho personas muertas, entre ellas, uno de los narcomenudistas más importantes de la capital, Felipe de Jesús alias “El Ojos.” Momentos después del enfrentamiento, presuntos elementos de la organización bloquearon el tránsito de los alrededores de la zona del enfrentamiento, en el que detuvieron también a 23 miembros de la organización criminal lidereada por “El Ojos”.

De acuerdo con fuentes abiertas, “El Ojos” tiene un amplio historial delictivo. Se presume que su carrera criminal inició en la década de 1990 al servicio de una banda de secuestradores y desde hace al menos seis años, ha mantenido el control de la venta de narcóticos en Tláhuac, además de llevar a cabo otras operaciones en Milpa Alta, Xochimilco, Iztapalapa, Chalco e Ixtapaluca. A “El Ojos” se le vincula con los homicidios de al menos 50 individuos –incluido el de un ex comandante-, mientras que a su organización se le atribuyen otros 32 homicidios en la Ciudad de México.

En relación con el grupo liderado por “El Ojos,” el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, declaró que no se trata de un cártel, sino de “(…) una asociación delictiva de un grupo de personas que operaban de manera sumamente violenta.” Y durante una entrevista con radio fórmula, también agregó que, “si estuviéramos hablando de cárteles tendríamos una operatividad Federal.”

Las declaraciones de Mancera resultan incongruentes, ya que sí hubo presencia de fuerzas federales integradas por SEMAR y la PF. Adicionalmente, el procurador, Edmundo Garrido, explicó que elementos de la PGR, la Marina, la Fiscalía del Estado de México y autoridades de la Ciudad de México continuarán con los operativos contra el grupo criminal de “El Ojos” en Tláhuac.

Debido al tamaño del grupo de “El Ojos” y su largo periodo de actividad es difícil declarar que la Ciudad de México sea inmune a los problemas derivados del crimen organizado que se han visto en el resto del país. Indiscutiblemente, la cooperación de las fuerzas de seguridad capitalinas con elementos federales es clave desarticular a los grupos criminales que operan en la entidad.