Operativo en Reynosa para bajar la incidencia delictiva

Desde el abatimiento del Comandante Toro, Reynosa ha sufrido un alza en los homicidios, llegando al primer semestre del año con 132 homicidios registrados. Esto debido a la disputa de la plaza entre los grupos rivales del crimen organizado, como los Zetas y el Cártel del Golfo.

Para responder a esta crisis de inseguridad y violencia, el pasado lunes 4 de septiembre, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, puso en marcha el operativo “Unidos por Reynosa”, con el objetivo de reducir la incidencia delictiva que actualmente aqueja a la ciudad.

La elección de Reynosa se debió a que es una de las ciudades más importantes de Tamaulipas, con casi 20 mil unidades económicas entre empresas y negocios, con mayor incidencia delictiva y desintegración del tejido social –30%de los hogares están a cargo de madres de familia solteras-. Específicamente, se atenderá dos territorios de la ciudad. El primero se encuentra en la zona sur, donde se verán beneficiados 117 mil 362 habitantes de 27 colonias, que son en su mayoría gente de bajos recursos, con servicios públicos de muy baja calidad, insuficientes y abandonados. El centro de la ciudad será el segundo territorio que, por ser la principal zona comercial y de mayor incidencia delictiva, fue elegido como prioritario para la puesta en marcha del operativo. En esta zona se beneficiarán cerca de 19 mil 22 ciudadanos dentro de un margen de 26 colonias.

El operativo comprenderá seis ejes: seguridad pública, bienestar social, desarrollo económico, apropiación de espacios públicos, articulación social e infraestructura urbana. Se estima que, en total, el gobierno estatal invertirá cerca de 134 millones.

Entre las acciones contempladas como parte de la estrategia estarán: prevención y reducción del embarazo adolescente, creación de comedores de bienestar, atención a personas de la tercera edad, asesoramiento a personas con problemas de obesidad, mediación en la comunidad, clases de inglés, financiamiento a los emprendedores, reforestación, inversión en infraestructura para mejorar las vías de acceso y salida de la ciudad, incremento de la fuerza policial, aumento en el número de cámaras de videovigilancia y aplicación del alcoholímetro.

Adicionalmente el gobernador hizo un llamado a los ciudadanos, asociaciones civiles y religiosas, así como al gobierno federal y de Texas para que juntos puedan sacar adelante a la ciudad de Reynosa. Remarcando la importancia de la coordinación y la creación de un frente unido para hacer de Reynosa una ciudad segura y próspera.

Cabeza de Vaca dijo que éste es un pacto histórico, pues es “primera vez en la vida de esta ciudad que un gobierno asume de manera tan clara, amplia y comprometida su deber para la reconstrucción del tejido social, reducir la incidencia delictiva y minimizar los diversos tipos de violencia que padece Reynosa” Con ello se propone demostrar que su gobierno, también llamado gobierno del cambio -por ser el primer gobierno de alternancia- tiene un compromiso por convertir a Tamaulipas en un Estado de paz y tranquilidad, para lo que será fundamental trabajar desde la raíz en la solución de los problemas.

De tener éxito, la estrategia puesta en marcha sería el primer paso a recuperar un territorio que durante mucho tiempo ha estado dominado por el Narco. Se espera que, posteriormente, esta estrategia pueda ser exitosamente replicada a lo largo de todo el estado de Tamaulipas, beneficiando a ciudades como Ciudad Victoria, Ciudad Mier, Tampico, Güémez, Nuevo Ladero, Matamoros, entre otras.