16 homicidios en Veracruz el fin de semana

El pasado 29 de septiembre desaparecieron cuatro jóvenes estudiantes en la zona conurbada del puerto de Veracruz; el día 7 de octubre, los cuerpos de tres de ellos se encontraron en el municipio de Camarón de Tejada. Según información extraoficial, uno de los jóvenes contaba con antecedentes penales por la venta de estupefacientes.
Los cuerpos fueron identificados por familiares de las víctimas de acuerdo con información de la Fiscalía General del Estado. Estudiantes de la Universidad Veracruzana y del Instituto Tecnológico de Veracruz han manifestado su repudio a estos asesinatos y a lo que consideran un asedio a la vida estudiantil en el estado.

La ola de violencia que azota Veracruz no paro ahí. El fin de semana pasado se registraron 16 homicidios en total en la entidad veracruzana. De estos 16: cinco fueron perpetrados en el municipio de Gutiérrez Zamora con un mensaje de advertencia por parte de los Zetas a sus grupos rivales; dos cuerpos fueron encontrados en la localidad de Buenavista; tres cuerpos se encontraron en el ejido Novillero Chico en Aztacan, en la zona centro del estado; en la frontera de Veracruz con el estado de Oaxaca se encontró otro cuerpo; en el puerto de Veracruz, fue hallado el cuerpo de una persona en su domicilio; por último, los cuerpos de dos personas fueron encontrados en la localidad de San Juan Evangelista.

La Fiscalía General del Estado dio parte a la Procuraduría General de la República (PGR), ya que el móvil de los homicidios parece estar relacionado con la delincuencia organizada. Lo que es un hecho es que los episodios de violencia de los últimos meses no son hechos aislados. Tan sólo en los últimos meses se ha notado un aumento sustancial de los homicidios en el estado. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en mayo de 2016 se registraron 116 homicidios, mientras que para agosto del mismo año se registraron 238, lo que implica un incremento de 105% en el número de homicidios durante dicho periodo. No existe una explicación única al fenómeno de la violencia que experimenta Veracruz. Las alertas están encendidas y ponen de manifiesto la nueva pugna entre miembros del crimen organizado por el control del estado.

Gráfica 1: Número de homicidios en el estado de Veracruz 2016

homicidios-veracruz

Elaboración Propia con datos del SESNSP

Veracruz es importante para las bandas del crimen organizado dada su posición estratégica para el tráfico de estupefacientes, además de las múltiples carreteras con las que cuenta y que permite conectar con territorios del norte, centro y sur del país. Su amplio territorio permite el acceso hacia el mercado de drogas del sureste del país (Cancún principalmente) y hacia el disputado territorio de Tamaulipas que da acceso al mercado de drogas estadounidense.

Asimismo, el territorio veracruzano es un lugar propicio para el tráfico de migrantes que cruzan la frontera norte del país, por lo que la cantidad de delitos en los que el crimen organizado puede participar son amplios.

Durante el periodo 2010-2012, Veracruz fue asediado por la rivalidad entre los Zetas y el Cártel del Golfo, éste último vio mermada su capacidad de operación en territorio veracruzano desde 2013. Información pública disponible apunta a que el estado se encuentra en medio de una nueva disputa entre miembros del Cártel de Los Zetas y el Cártel Jalisco Nueva Generación. Estos dos grupos se caracterizan por ser altamente violentos, por lo que se espera que en los siguientes meses la violencia se recrudezca en el estado.

De 2010 a 2012 se hicieron importantes esfuerzos por profesionalizar la policía del estado y blindarlas de la filtración del crimen organizado. Sin embargo, en enero de 2016, cuatro policías del municipio de Tierra Blanca fueron detenidos por asesinar a cinco jóvenes que confundieron con miembros del grupo criminal rival al que ellos pertenecían, lo que evidencia que los esfuerzos por preservar la integridad de los cuerpos policiales no están dando resultado en su totalidad.

La filtración del crimen organizado en las agencias de seguridad, así como la capacidad de los cárteles de la droga para desatar una guerra por el control del estado, solo vislumbran que la violencia seguirá creciendo y que se necesitará de más y mejores acciones por parte del Gobierno Federal para garantizar la seguridad de Veracruz.